¡¡ NUEVO LIBRO YA DISPONIBLE !!

"Un portal de luz y armonía..."

CANALIZACIÓN: PORTAL 12-12 (texto y audio)

    Gracias por propiciar este encuentro. Es para nosotros siempre un placer que creéis un espacio en vuestra realidad, en vuestra dimensión, en el que podamos expresarnos de una manera tan abierta y cercana. Comprendemos la dificultad que supone para vuestras mentes abrirse a nuestra realidad, que forma parte de la vuestra pero que os cuesta mucho percibir y asimilar, integrar…


El Universo gira imparable, vuestra galaxia, vuestro sol, vuestra querida Gaia… avanza feliz hacia el nuevo día. Sabéis que el Universo sale de la noche y se dirige hacia el día o, si preferís, del invierno se dirige hacia la primavera. La primavera es caótica y llena de vida… No dejéis que el caos os asuste, disfrutad de todas las cosas buenas que salpican ese caos y fijaos en todo lo nuevo que nace y que dará luz y color a vuestra dimensión, que cada vez se parecerá más a la nuestra.



Os acompañan los seres intraterrenos, las hadas con su alegría tintineante, los elfos traviesos, los gnomos, los hombres-roca… Os saludan con alegría y con amor. Os agradecen vuestro respeto hacia su trabajo con la madre naturaleza, con Gaia, os agradecen vuestro apoyo energético consciente hacia ellos. Han trabajado mucho tiempo con un sobre-esfuerzo. Les alegra y les alivia enormemente que vuestra atención se dirija hacia ellos, y vuestra energía les consuela, les nutre. Es un trabajo multidimensional en equipo, unos nos ayudamos a otros y es maravilloso que empecéis a ser conscientes de ello.



El corazón de Gaia palpita hoy fuerte con una luz verde sanadora. Éste es un portal de luz, de armonía. Visualizad cómo os envuelve una luz blanca con tonalidades rosadas, cálida y amorosa. Es una luz ligera pero potente. Visualizad cómo recarga vuestra energía, cómo inunda todas vuestras células y cada uno de vuestros átomos, que se extienden mucho más allá de vosotros. Vuestros campos energéticos os envuelven con amplitud un par de metros alrededor de vosotros. Visualizad cómo todo ese campo se llena de esta luz blanca y rosada, cómo va de fuera hacia adentro hasta llegar a vuestro cuerpo físico e inundarlo también hasta penetrar en vuestro corazón. Imaginad vuestro corazón con una luz palpitante blanca y rosa cada vez más potente.



Sois como un sol, un sol radiante que conecta con todos los antepasados que os precedieron y que ahora os acompañan. Sus manos se posan en vuestros hombros. Ellos, sus aprendizajes, sus errores y sus aciertos, su amor y su desamor, todo contribuyó a que seáis lo que sois hoy, todo sumó. Enviad, como el sol que sois, luz hacia ellos, con amor y con agradecimiento, por todo su esfuerzo, por todo su trabajo, por todo su sufrimiento y por todo su amor. Honradlos y bendecidlos, porque dieron lo mejor de sí con el nivel de conciencia que tenían en ese momento. Desde vuestro corazón visualidad una luz potente blanca y rosa y lanzadla como una bomba hacia ellos, es una bomba de perdón y de amor, de amor incondicional.

Y a la vez sois un sol para las generaciones futuras, desde vuestro nivel de conciencia actual podéis proyectar luz hacia el futuro. Estáis dando los primeros pasos en… no en la dirección adecuada, siempre fue la dirección adecuada… pero sí digamos que es una autopista, os dirigís hacia una autopista, es como si pudierais señalizar a las siguientes generaciones cómo hacer las cosas de manera más fácil, más creativa, más amorosa, más colaborativa… para poder crecer todos disfrutando.
Visualizad ese futuro en armonía, ese futuro ideal, utópico, que cada vez será menos utópico y más real. Visualizad cómo la gente es capaz de relacionarse desde el amor, desde la comprensión, desde la empatía, desde el respeto, sin escudos, sin máscaras, sin miedo.
Pregúntate qué es lo que más te asusta, pues nosotros os decimos que ese miedo es infundado, es irreal, porque sois todos uno, uno con nosotros, uno con La Fuente, sois puro amor y sabiduría y nada puede dañaros. Vuestra esencia está a salvo siempre, protegida, inalterable. Lo que de verdad sois no depende de nada ni de nadie, simplemente es. Luego está el personaje, ese pequeño personaje al que debéis dejar de aferraros. Ese pequeño personaje es importante porque os permite moveros en esta dimensión, pero no os lo toméis tan en serio, permitidle jugar, explorar, cambiar, soltar lo que le duele. Deja de aferrar el cuchillo que te corta, suéltalo y permite sangrar a tu mano para que después pueda sangrar y curarse.


La vida es maravillosa si aprendéis a disfrutar de los pequeños instantes, de la respiración, de la luz, del arte, de la música, del amor de vuestros seres queridos… si dejáis volar vuestra imaginación y perseguís vuestros sueños.

Los sueños son posibilidades cuánticas. Creáis cuando soñáis. Permítete soñar para que algún día esos sueños puedan materializarse, y cada día da un pequeño paso hacia ellos, aunque parezca insignificante, estás avanzando… Y sobre todo disfruta, alimenta tu alma cada día. Igual que alimentáis el cuerpo físico, debéis alimentar el alma con aquello que os haga disfrutar, perder la noción del tiempo, eso que os llena de bienestar, de paz… dedicadle un ratito cada día.


Gracias, hermanos, por esta invitación que nos habéis hecho. Os abrazamos con nuestra energía…

Recordad que sois parte de Dios. Vosotros estáis en Dios y Dios está en vosotros. Sentid vuestra grandeza, vuestra capacidad creadora, vuestro inmenso amor.


Nos marchamos, entre comillas… Sabéis que siempre estamos aquí junto a vosotros, formando parte, conectados a vosotros… y siempre que nos lo permitáis nos haremos presentes en vuestra realidad.



Gracias y besos de Luz para todos.


Maestros, Guías y Seres de Luz
a través de Pilar González




_______________________________

MATERIAL COMPARTIDO SIN ÁNIMO DE LUCRO.
MÚSICAS UTILIZADAS:
-  Jóhann Jóhannsson - A Model of the Universe
-  Robert Haig Coxon - Serenity / Secrets of Eternity
-  Hans Zimmer - Brothers
-  Ennio Morricone - The Mission
-  Robert Haig Coxon - Angelic Love Section 1
-  Andrew Lloyd Webber - Pie Jesu
-  Raúl Molera - El latir del corazón