¡¡ NUEVO LIBRO YA DISPONIBLE !!

"Vuelta a la luz"

CANALIZACIÓN 15-abr-2020 (texto y audio)

Queridos hermanos, soy el maestro Jeshua, y Miriam…
Os damos la bienvenida. Nos alegra enormemente el corazón que nos visitéis, que abráis un espacio para estar con nosotros.

Queremos invitaros hoy a que visualicéis vuestro corazón envuelto en una luz blanca que gira dentro de él rápidamente. Es una luz que va creciendo en luminosidad, haciéndose más potente, y de ella sale un rayo que se conecta con nuestro corazón, con el corazón de los maestros. Sentid cómo a través de ese rayo la energía va y viene entre nosotros… ¿Podéis sentir todo el amor que se derrama en vuestro interior? Dejad que ese amor infinito vaya extendiéndose por vuestro cuerpo, célula a célula… 
Cada uno de vuestros átomos es amado. Así debéis amaros vosotros, incondicionalmente. Amad cada miedo que sentís, cada error que cometéis, cada debilidad. Amadlo, porque es vuestro niño interior, y un niño no es más que eso, un proyecto, un ser inacabado, en crecimiento. Todas esas facetas vuestras que os asustan son facetas en progresión, que no han alcanzado su máximo potencial aún. Debéis aceptarlas y permitíos seguir avanzando en ellas, seguir trabajando en ellas, desde la confianza de que algún día sí alcanzaréis ese ideal que buscáis.

Visualizad ese niño interior que lleváis en vosotros… Permitid que venga a vuestra mente una imagen cualquiera; la que aparezca será la adecuada, da igual la edad, la apariencia física, el sexo… no importa, no la juzguéis ni etiquetéis, simplemente dejad que se acerque a vosotros... Mirad sus ojos, mirad si sonríe o está triste, preguntadle si hay algo que quiera deciros… y dadle una respuesta, la que os habría gustado oír a vosotros, una respuesta confiada desde el adulto que sois ahora. Y si no tenéis una respuesta, decidle que no tenéis una respuesta pero que la seguiréis buscando, que le ayudaréis a encontrar esa respuesta; no está solo, buscaréis juntos esa respuesta.
Y ahora abrazadle con todo vuestro amor y sentid cómo ese niño se va difuminando, convirtiéndose en una esfera luminosa que se integra en vuestro corazón y que gira dentro de esa luz blanca, luminosa, potente, que habéis visualizado al principio.
Sentid cómo esa luz transforma vuestro corazón, cómo lo limpia, cómo permite que se expanda… Sentid cómo vuestro corazón crece y crece con esa luz, cómo se llena de esperanza, de ilusión, de sueños…
Se vuelve ligero y sigue creciendo hasta envolveros completamente.

Es el momento de soñar, de soñar para crear, para crear el ser humano que queréis ser, sin negar vuestras limitaciones, sin negar vuestros miedos, aceptándolos, reconociéndolos y sabiendo que podéis trabajar cada día para superarlos. Cada día tenéis la oportunidad de acercaros, de dar un pasito más hacia ese modelo que queréis ser. No es un modelo hacia la perfección, no. No os estoy pidiendo que creéis un modelo perfecto, os estoy pidiendo que creéis vuestra versión más feliz. ¿Qué os haría felices? Pregúntate qué llenaría tu corazón, qué es lo que te hace vibrar, qué es eso que hace que pierdas la noción del tiempo…
Hacia ahí es hacia donde debes acercarte, hacia ahí debes caminar y permitir que en tu vida cada día haya más espacios dedicados a eso, que cada vez tenga más peso en tu vida.

Ahora quiero que visualices cómo esa luz blanca que te envuelve, ese corazón ampliado que te ha envuelto completamente, se convierte en una columna de luz que crece hasta el centro del Universo y hasta el centro de La Tierra, de la madre Gaia, Pachamama…
Sentid cómo la energía recorre esa columna desde el cielo, desde la tierra… y os nutre. Cómo nutre vuestro corazón haciendo que se fortalezca, que se sienta renovado, poderoso, pleno…

Quiero recordaros que en este proceso que estáis viviendo de transformación energética, que aún no podéis ver pero sí podéis sentir, no estáis solos, tenéis todo un equipo con vosotros. Vuestros guías, vuestros maestros, seres queridos… os envuelven, os hablan al oído. Os recuerdo que, para que podáis recibir de manera más clara toda esa ayuda, debéis crear espacios en vuestra vida para dialogar con ellos, para hacerlos presentes, para conectaros. Es tan sencillo como parar cinco o diez minutos, en diferentes momentos del día, cuando os acordéis o cuando lo necesitéis… Simplemente parar, respirar y poner la intención en ello, en comunicaros, en plantear una preocupación, una duda, un agradecimiento… y dejar que las respuestas vengan a vuestra mente. Os puede a veces resultar más sencillo si escribís como un pequeño diario en el que dejéis que fluya el bolígrafo. La música es un buen vehículo que puede ayudaros a crear el estado de ánimo adecuado, relajado, receptivo…

Sabéis que acabamos de pasar tiempo de Pascua. Astronómicamente es la vuelta a la luz, la primavera, los días crecen… En esta ocasión tiene un sentido más global aún, porque no es algo estacional, si no que el universo está atravesando esa transición de la sombra a la luz. Gaia se encuentra en esa transición también, así es que tiene un significado mucho más profundo y completo.
Hace 2000 años mi paso por La Tierra sembró en vuestros corazones la semilla que hoy florece, la Nueva Humanidad. Y de nuevo, como un fractal que atravesamos, hoy se realiza una nueva siembra en vuestros corazones, para que deis a luz a vuestra mejor versión, a la más consciente, la más conectada, la más feliz. Intentad en vuestro día a día actuar desde ahí. Preguntaos, cada cosa que hagáis, qué sentido tiene, qué alimenta, si es bueno para vosotros, para vuestro entorno, para el planeta, qué os aporta a vosotros y a los demás, qué queréis aportar. Y si no lo sabéis, jugad a descubrirlo y explorad en vuestro corazón hasta que descubráis qué os hace vibrar.
Es hora de abandonar etiquetas, es hora de abandonar personajes, es hora de lanzarse a la piscina y dejar que salga todo lo que lleváis dentro, toda vuestra creatividad. Es hora de sorprender, de preguntarse ¿por qué no? Es hora de caminar, de explorar nuevos senderos, de viajar por vuestro interior.
Se ha acabado la hora de los sacrificios, se ha acabado la hora del dolor, de la mediocridad, de ajustarse al modelo. Dejad que se rompa la cáscara vacía que os envuelve y permitid que aflore vuestro verdadero ser, que se abra la crisálida y pueda volar la mariposa.

Cuando los niños pequeños aprenden a caminar tienen miedo, se sienten inestables y buscan las manos de sus padres para que los apoyen. Nuestras manos están extendidas, nos tenéis aquí, tenéis todo nuestro apoyo. Confiad en vosotros mismos, en la capacidad de aprender a caminar de otra manera. Permitíos recorrer el camino que os haga felices y agarraos a nuestra mano tantas veces como lo necesitéis. Os sostenemos, os la aseguro. Hoy y siempre.


Jeshua a través de Pilar González